Si bien estamos atravesando un momento del año en el que generalmente se produce un pico de enfermedades respiratorias, catarros y resfríos, como también enfermedades más graves como neumonías o gripe, desde el Ministerio de Salud afirmaron que al comparar los datos actuales con el mismo período del año anterior, la cantidad de casos y consultas por este tipo de enfermedades ha sido bastante inferior.

Al respecto, el subsecretario de Salud de la provincia, Oscar Sagas, explicó que se ha producido un atraso en la presentación de enfermedades respiratorias que puede constatarse al comparar la cantidad de casos que se habían registrado para este misma época en 2017, sobre todo en casos de bronquiolitis. Entre otras cosas se atribuye la merma a los buenos resultados obtenidos por la campaña de vacunación contra la gripe en la que ya se han colocado 202.000 dosis y se espera para el mes de septiembre se alcance a la meta oficial de 230.000 dosis. Esta vacuna está destinada principalmente a los grupos de riesgo que son las embarazadas, niños menores de dos años, personas mayores de 65 y profesionales de la salud. La vacuna previene el contagio del virus de influenza H1N1 más tres cepas que han sido probadas en el hemisferio norte y se puede colocar durante todo el año en el Vacunatorio Central, hospitales y centros de salud.

Otro factor que podría ayudar a sostener el amesetamiento de casos es el comienzo de las vacaciones de invierno, lo que reduce sensiblemente la posibilidad de contagio de niños y adolescentes. De todos modos, desde la cartera de Salud no descartan que el pico pueda producirse el próximo mes.

En el sector pediátrico, Sagás afirmó que la situación está bastante controlada y contó que durante el último fin de semana se atendieron en el hospital Notti 1400 consultas, en general, de las cuales 78 de ellas terminaron en internación y de ese total solo 15 correspondieron a enfermedades respiratorias. Además indicó que cuando antes entre un 70 y 80 por ciento de las consultas eran por enfermedades respiratorias, en la actualidad ese porcentaje se ha reducido al 30 o 40 por ciento. Este se repetiría en otros hospitales como el Paroissien y el Scaravelli.

Sin embargo en todos los hospitales de la provincia se aumenta su nivel de alerta ante la posibilidad de que aparezca algún caso de gripe A (o algún subtipo del virus influenza) para lo cual está previsto un protocolo, que en el caso del hospital central, consiste en realizar análisis e hisopados al paciente en distintas regiones de la mucosa (boca, nariz y faringe) para identificar si hay presencia del virus. El análisis se realiza previo a un diagnóstico presuntivo donde se observan ciertos síntomas que son diferentes al de una gripe habitual que pueden ser la falta de aire, baja saturación de oxígeno en sangre, fiebre muy alta, debilidad muscular, cansancio u agotamiento.

Según el jefe del departamento de guardia del Hospital Central, Fernando Chacón, ante la aparición de este tipo de síntomas es muy importante no automedicarse, concurrir al centro de salud de referencia más cercano al domicilio y en el caso de mayor gravedad concurrir a la guardia de un hospital donde se le indicará un tratamiento o se decidirá la internación solo ante un caso más severo. Otras recomendaciones son evitar espacios cerrados, ventilar la casa, no fumar en el interior, lavarse las manos y estornudar cubriéndose con el antebrazo.

El profesional explicó que el frío es un vector determinante en la propagación de este tipo de enfermedades porque hace que al aparato respiratorio le cueste más eliminar gérmenes y la mucosidad, aunque cabe destacar que las enfermedades respiratorias pueden aparecer en cualquier momento del año.