July 11, 2018 | 08:18

Tecnología en diarios de Mendoza: ABC.es

Conoce tu personalidad financiera y empieza a ahorrar más dinero

Existen tal cosa como las personalidades financieras, y conocer la tuya puede ayudarte a empezar a ahorrar más dinero. Te explicamos cuáles son los rasgos propios los distintos perfiles y las mejores técnicas de ahorro para...



Nuestro carácter influye notablemente en las decisiones financieras que tomamos cada día. El hecho de ser introvertido o extrovertido puede convertirte en mejor o peor ahorrador, al igual que lo hace tener un temperamento racional o impulsivo, entre otros.

Esto provoca que exista una clasificación de personalidades financieras por si misma. Una de las más famosas es el Myers-Briggs Type Indicator (MBTI), que clasifica a las personas en 16 categorías combinando distintos rasgos de personalidad.

Desde grow from acorns, plataforma dedicada a información financiera, agruparon las 16 combinaciones en 4 grupos diferentes: los que se adaptan; los leales; los líderes; y los conectores.

Cómo evitar estresarse por problemas de dinero

Según a qué grupo pertenezcas te convendrán más unas técnicas de ahorro que otras. Veamos cuáles son los rasgos inherentes a cada grupo y los trucos recomendados:

  • Los que se adaptan: Su principal rasgo es la flexibilidad y su disposición a probar nuevas ideas y trucos para ahorrar. Eso sí, esta flexibilidad también puede ser perjudicial: tienden a tomar decisiones impulsivas y les cuesta ceñirse a un presupuesto por dejar siempre muchas opciones abiertas e y su tendencia a ir adaptándose a cada día. Si crees que perteneces a este grupo es importante que empieces a poner límites para ceñirte a las decisiones que tomes; para ello automatiza las transferencias a tu cuenta de ahorros cada mes. También te ayudará pagar siempre en efectivo ya que si ves el dinero serás más consciente de que lo estás gastando a raíz de un impulso.
  • Los conectores: Se dejan llevar por sus emociones e intuición, y valoran mucho sus relaciones personales. Esto es peligroso ya que muchas veces basan sus decisiones en lo que pensarán los demás, viviendo por encima de sus posibilidades.  Si esto te ocurre es importante que siempre te des un plazo de tiempo preestablecido antes gastar tu dinero o tomar una decisión financiera para que tu lado más racional también pueda valorarlo. Eso sí, tus emociones también pueden jugar a tu favor: ten claro cuál es tu meta y recuérdatelo cada vez que vayas a malgastar tu dinero en algo más importante.
  • Los leales: Cuando toman una decisión no la abandonan, por lo que siempre cumplen su presupuesto y no se endeudan. Sin embargo, les pasa lo contrario que al grupo anterior: su falta de flexibilidad les impide probar cosas nuevas o cambiar de técnica cuando ya no es eficaz. También pueden volverse excesivamente ahorradores disminuyendo su felicidad ya que jamás se dan caprichos. Si perteneces a este grupo es importante que te fuerces cada año a revisar tu plan financiero y preguntarte si realmente está funcionando o sencillamente te gusta porque es lo que siempre has hecho. Así, también es importante que te des un capricho de vez en cuando, una cosa es ahorrar y otra es amargarse.
  • Los líderes: Tienen grandes ambiciones, como jubilarse pronto o comprarse una casa. No obstante, tienden a ver únicamente la meta y no el camino ni otros destinos alternativos. Si te incluyes en este grupo empieza a acompañar tus metas de planes para llegar a los mismos, preparándolos paso a paso. También te ayudará no encerrarte en tus ideas y pedir la opinión de expertos financieros.

Fuente: ABC.es >> lea el artículo original

Seguí leyendo en TodoDiarios


Quienes leyeron esto visitaron también