16-05-2018

Tras un conflictivo inicio del juicio, la madre de Joan Villegas, María de los Ángeles Gualpa, disparó, este miércoles en diálogo con Radio M, munición pesada contra el futbolista Luciano Cabral y su padre, José, acusados de ser autores del asesinato de su hijo.

El homicidio de Joan, aseguró Gualpa, fue consecuencia de la oposición del joven a los negocios de venta y tráfico de drogas que, dijo, la familia Cabral mantenía. 'Querían meter paco al barrio', denunció.
'Fue premeditado'.

Joan, que tras salir de la cárcel -en donde cumplió una pena de ocho años por homicidio- se había volcado a tareas comunitarias y participaba activamente de un grupo de murga, dijo su madre, se oponía a las actividades de los Cabral.
A raíz de esta negativa, señaló, a mediados de 2016 empezaron a lloverles las amenazas.

'Una semana antes [del crimen], Luciano amenazó a Joan y a mi hija: les dijo que lo iba a matar', evocó Gualpa.
'Y también lo amenazaba por Facebook.
Terminó haciéndolo'
.

Según manifestó, los negocios ilícitos de la familia Cabral siempre habían sido de público conocimiento en Alvear.
'Somos 40 mil habitantes; nos conocemos todos', dijo.

Los Cabral, recordó la mujer, manejaban vehículos de 'alta gama', pese a que a ninguno de los miembros de la familia se le conocía trabajo alguno.

'Viven en dos casas pequeñas', contó, 'son 500 y no trabaja ninguno.
Luciano era el que ‘mantenía a todos’.
Un jugador puede ganar muy bien pero no pueden vivir así, de la forma en que vivían: el derroche que hacían.
También tenían otra casa'
, agregó, 'una buena vivienda.
¿Por qué no se iban? Porque desde ahí movían todo'
.

Además, la madre de Joan también insinuó que la familia Cabral tiene estrechos vínculos con el asesinato.
'Ya han matado', declaró.
'La abuela de Olguín [primo de Cabral] mató a una chica.
Y no lo pagó.
Siempre tienen problemas; siempre hay muertes vinculadas a la familia Cabral'
.

'Tienen miedo a la exposición mediática, quieren tapar'

Este martes, el Tribunal de sentencia que evalúa el caso dispuso que el juicio se realizará a puertas cerradas para 'proteger a los menores' involucrados, en aparente referencia a Brian Santana, uno de los acusados, que al momento del crimen era menor, aunque ahora ya tiene 18 años cumplidos.

Gualpa criticó duramente la decisión del Tribunal y afirmó que la medida se debe a que los miembros de la familia Cabral 'tienen miedo a la exposición mediática'.
'Quieren tapar', evaluó.
'No quieren que se haga público lo que son ellos'.

La mujer aseguró 'no entender' cuál es la protección que se pretende ofrecer a un 'menor' que, recordó, ya no es mayor de edad.

Brian Santana, denunció, entró a su casa meses antes del asesinato de Joan y amenazó personalmente a su familia.  '¿Quién protegió a mis hijos?', protestó Gualpa.
'A ese menor protegen.
No sé qué están protegiendo'
.

Un polémico cambio en la defensa

Según trascendió horas antes del inicio del juicio, la familia Villegas pidió intempestivamente el reemplazo de su abogada defensora, Claudia Fajardo.

Gualpa anunció este miércoles que la solicitud de recambio se debió a 'presiones' que la abogada habría ejercido contra sus clientes.
'Me quiso hacer firmar un [juicio] abreviado a favor de ellos', denunció.

De acuerdo a Gualpa, la abogada 'mintió' y 'presionó' a sus defendidos para aceptar, dos semanas antes del inicio del debate, un 'resarcimiento económico' de la familia Cabral.

'No entendía', recordó la mujer.
'Confiaba en ella.
Me dijo que tenía que estar contenta y agradecida de que los Cabral me quisieran pagar.
Era más defensora de Cabral que mía
'.

Gualpa informó que el caso ya fue denunciado en el Tribunal de Ética, en el que, dijo, ella presentó una grabación del momento en que, presuntamente, la abogada la 'presionaba'.

Escuchá la entrevista completa:

Fuente: Mediamza >> lea el artículo original