Los efectos que puede tener el uso del celular en niños de edad temprana es un tema de preocupación para varios expertos de salud y padres de familia debido a que cada vez más infantes están expuestos a la pantalla de un celular por una mayor cantidad de tiempo.

Según expertos del Hospital Vithas Xanit Internacional y Vithas Málaga, el uso excesivo de móviles y redes sociales delante de los hijos puede provocar que el grado de interés por la lectura 'disminuya entre los más pequeños', según reporta ABC España.

Los especialistas explican que la existencia de un ambiente familiar alfabetizador se relaciona directamente con un aumento de la motivación por la lectura, una mayor frecuencia lectora y mejores habilidades tempranas a la hora de leer y escribir.

'La lectura es un proceso complejo que estimula conexiones neuronales propiciando no solo una mejora del desarrollo cognitivo de los niños como la amplitud de vocabulario, la expresión lingüística, la capacidad de atención, concentración y memoria, sino que también favorece el desarrollo de otros aspectos como la imaginación, la creatividad, la empatía o la comprensión de uno mismo y del entorno', detalla la psicóloga Rocío Juárez.

Según la pediatra Marta García, la mejor forma de estimular es a través de la lectura en voz alta desde que son muy pequeños. 'La adquisición del lenguaje se produce entre los 10 y 30 primeros meses de vida, de ahí las ventajas de la lectura en edades tempranas, puesto que permite a los niños aprender las palabras con mayor rapidez, mejorar su comprensión y ejercitar su cerebro para conseguir que el vocabulario sea lo más rico posible', afirma.

Otras investigaciones han llegado a conclusiones similares. Un estudio realizado en Irlanda indica que niños que tienen teléfonos inteligentes y pasan largos períodos de tiempo jugando juegos de computadora tienen un desempeño relativamente bajo en lectura y matemática.

Los hallazgos están contenidos en un estudio de 8.000 niños en 150 escuelas primarias en Irlanda que evaluó el rendimiento de los estudiantes en lectura y matemáticas.

En general, el estudio encontró que los padres tienen un gran impacto en el desempeño de sus hijos, y los alumnos se desempeñan mejor en hogares donde existen reglas sobre completar la tarea.

El acceso a la tecnología no es necesariamente un factor negativo. Por ejemplo, los niños que tienen acceso a juegos educativos y de banda ancha se desempeñan mejor que los que no lo tienen.

Más bien, los autores del estudio dicen que largos períodos de tiempo sin supervisión usando Internet, viendo televisión o jugando juegos de computadora tienen un impacto negativo en los estudiantes.

Los estudiantes de hogares biparentales, familias acomodadas y cuyos padres tienen educación superior tienden a tener un desempeño significativamente mejor.

A los niños que leen por placer y que participan en una cantidad moderada de actividades extracurriculares les va mejor, según el estudio. Sin embargo, una de las autoras del informe, la Dra. Lauren Kavanagh dijo que hay muchas formas en que los padres de todos los orígenes pueden ayudar con éxito a sus hijos.

Los niños cuyos padres leen con frecuencia o dedican tiempo para que sus hijos lean por placer tienen más probabilidades de desempeñarse mejor en la lectura.

Cifras de Ecuador con equipos tecnológicos

Con respecto al uso de celular en niños en Ecuador, el 2013 la Encuesta de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) reveló que el 51,3% de la población de mayor a 5 años tenía por lo menos un celular activado.

De acuerdo a la Encuesta de Salud y Nutrición (Ensanut) 2018, el promedio de horas de sedentarismo en niños mayores de 5 años y menores de 18 años, es decir, cuanto tiempo pasa sentado o recostado, viendo televisión, jugando un videojuego, en la computadora, etc., es de 2.03 horas. (I)

Fuente: El Universo >> lea el artículo original