A partir de hoy, la Sala V de la Cámara Contencioso Administrativo Federal quedó habilitada para resolver la apelación de Bruglia y Bertuzzi al rechazo de su amparo.
El único hecho que podría modificar los acontecimientos sería que revoquen el fallo anterior y concedan una medida cautelar antes de la sesión prevista para las 14.
No hay indicios de que ello ocurra.
La saga continuaría por la vía de recurso extraordinario para regresar a la Corte, alegando cuestión federal pero pidiendo que sea con carácter 'suspensivo'.
Si no es concedido, llegaría la queja pero ya con hechos consumados si el Senado los eyecta.

La acción tiene otro escenario.
La denuncia de Elisa Carrió que tomó el fiscal Carlos Rívolo ante un eventual 'acto de fuerza' del kirchnerismo para revocar los traslados.
Nadie se explica cómo los jueces dejaron servido el argumento del faltazo a la audiencia ante el Senado.
La proyección del caso –con la decisión 'cantada' del Senado- requeriría una inmediata publicación en el Boletín Oficial para forzar la acción de Casación.

Presidida por Ángela Ledesma, la superintendencia de Casación la integran Ana María Figueroa, Guillermo Yacobucci, Mariano Borinsky y Eduardo Riggi, como presidentes de Sala.
Con una mayoría alcanzaría para emitir la orden de desalojo para Bruglia, Bertuzzi y Germán Castelli.
Será un desaire a los referentes de la Comunidad Italiana que fueron algunos de los que se acercaron por lo bajo a pedir por ambos jueces.
Riggi había firmado en 2018 el traslado de Bertuzzi, el 8 de agosto con apoyos entonces de Carlos Mahíques, Diego Barroetaveña y Mariano Borinsky.
Dos de ellos tendrían que pronunciarse ahora para establecer si deben juntar sus cosas y volver a tribunal de origen.
Con este escenario, el mundo judicial empieza a percibir el tendal de heridos que quedará detrás de quienes apuntalaron su camino a la Cámara Federal.
Bruglia tuvo la previsión de entrar como subrogante a la Cámara y de luego solicitar al Consejo vía el exjuez Leo Moldes que gestionara su pase sin pasar por Casación.
En el caso de Bertuzzi –a quien su cercanía con Alberto Nisman ya le había permitido saltar de La Plata al TOF 4 durante el kirchnerismo-, siguió referenciándose en la lista de Compromiso Judicial, y convenció a Néstor Costabel de que pese a estar tapados de juicios podría pasar a la Cámara y atender el TOF.
Con el aval de Casación, firmado por Riggi como presidente, Moldes volvió al Consejo que envío recomendación y la historia posterior es conocida: Macri firmó el decreto de traslado.
El final de esta historia está todavía abierto.

Fuente: Ambito >> lea el artículo original