Perfil autor Por:<> Medios

El avance del coronavirus en la Argentina colocó al gobierno nacional en un laberinto de muy difícil resolución. La cuarentena estricta, que tuvo gran aceptación en el inicio de la pandemia, se transformó en un ancla para el presidente Alberto Fernández, que no para de caer en las encuestas de imagen.

Al menos así lo reflejan dos estudios de opinión, que muestran una merma sensible del capital político de Fernández.
Por el contrario otros trabajos sostienen que la imagen positiva del Presidente se mantiene en niveles muy altos.

Imagen que cae

La imagen negativa del mandatario ya supera por más de 10 puntos a la positiva, según se desprende de un sondeo realizado por la consultora Giacobbe & Asociados entre el 26 y 28 de agosto, que contempló 2.500 casos, con un margen de error del +/- 2%.

En marzo de este año, con el inicio de la pandemia, la imagen positiva de Fernández se disparó a 67,8% mientras que la negativa que rondaba el 12%. Pero con cada extensión del aislamiento, sumado a otras polémicas iniciativas políticas (Vicentín, reforma judicial, impuesto a las grandes fortunas), esos números se fueron en picada y cayeron 30 puntos.

El último trabajo de la consultora reflejó que si bien Fernández mantuvo su imagen positiva (37,3%), la negativa creció cuatro puntos (48,5%).
Los números se encuentran en niveles de mayo de 2019, cuando recién arrancaba su carrera hacia la presidencia. 

'Aquella aceptación del 85% que el instrumento implementado por el presidente lograra hacia fines de marzo, tuvo una curva descendente sostenida.
Hace quince días las líneas se cruzaron, resultando 1% más la desaprobación (44%) que la adhesión (43%).
Esa curva descendente encontró un abismo en esta medición, y la brecha se profundizó notablemente: 16,7% de distancia, siendo 36,7% la aprobación y 53,4% la desaprobación', explicó Giacobbe el portal Perfil. 'El presidente podría parar la controversia, pero no puede creer que su pollo, campeón de los primeros rounds, se haya transformado un flan con crema', agregó el consultor.

Otra encuesta, en este caso de la consultora D’Alessio IROL – Berensztein, también reflejó que por primera vez desde su llegada a la presidencia, la imagen negativa de Fernández se iguala a la positiva. 

En agosto de 2019 la imagen tanto negativa como positiva del entonces candidato coincidían en valores cercanos al 47%.
Lo mismo ocurre por estos días, habiéndose desplomado desde momentos de mayor popularidad como el mes de marzo cuando la imagen positiva llegaba a 61%.

Uno de los análisis que se desprenden del informe es que 'el Gobierno ignora los problemas estructurales y las prioridades de la sociedad'.
Según D'Alessio IROL - Berensztein, la agenda política 'está desacoplada de las urgencias que enfrenta la Argentina'.

Imagen por las nubes

Por el contrario, un estudio difundido por la CELAG Opinión Pública refleja una realidad totalmente diferente y muestra que la imagen positiva de Fernández trepa a casi un 70% por el manejo de la pandemia del coronavirus y tras confirmar que se arregló la deuda con los bonistas extranjeros.

El estudio fue realizado del 8 al 30 de agosto a 2.004 casos totales efectivos, a una población mayor de 16 años en en 18 localidades de 14 provincias.
Fueron encuestas telefónicas (70% teléfonos fijos, 30% teléfonos móviles) con entrevistas realizadas por encuestadores profesionales mediante el sistema CATI. 

El sondeo marca que Fernández hoy tiene una imagen positiva del 68,6% y una imagen negativa del 28,1%. Su gobierno suma un 74,3% de aprobación de gestión de la pandemia.
Y un 52,7% sobre la marcha de la economía en medio del coronavirus.

También el sociólogo y representante de la consultora Proyección, Manuel Zunino, remarcó que 'al Presidente lo vimos caer en la imagen entre mayo y principios de junio, y ahora se estabilizó.
Tienen una valoración mayor al 50% y eso da cuenta que pudo ordenar el movimiento interno'.

TEMAS:

El País Alberto Fernández

Fuente: El Sol >> lea el artículo original