1 de agosto de 2020  • 11:58

Ayer, Alberto Fernández publicó en su cuenta de Twitter la derogación del decreto que planteaba la expropiación de Vicentín.
El caso había generado protestas y reclamos en todo el país.

Hoy, en una entrevista radial con El Destape, el Presidente explicó por qué desistieron de llevar adelante la medida.
'No nos dejaron, nos pusieron todos los obstáculos.
Me tuve que bancar cacerolas, tipos tocando la bocina, insultos en todos lados, letras escritas de que somos expropiadores', sostuvo el mandatario, y añadió: 'Finalmente, nunca me dejaron ver lo que había adentro de Vicentín y lo que pude conocer es muy preocupante', expresó, con énfasis en que la intención de su gobierno era rescatar a la firma: 'Hicieron del rescate de una empresa una expropiación violenta.
Y lo único que intentábamos era ver si podíamos salvarla y ponerla al servicio de la Argentina'.

Vicentin: Alberto Fernández derogó el decreto de intervención de la cerealera

En ese mismo sentido, puntualizó que lo de YPF Agro fue una idea que 'pensaron originalmente' y agregó: 'Yo estatizar empresas privadas, no.
Rescatar una empresa, sí.
Salvar accionistas, no.
La plata del Estado no está para salvar directivos.
Nosotros no tenemos un problema con los actores privados del sector cerealero, nosotros queremos ver dónde están las picardías'.
El mandatario aceptó haber pensado que 'el conflicto de Vicentín estaba 'mucho más asumido en la sociedad santafesina' y reconoció: 'Yo no medí adecuadamente'.

Por último, reprobó la actitud del juez civil y comercial de Reconquista, Fabián Lorenzini.
'Echó por tierra el DNU, no lo declaró como inconstitucional, pero hizo de cuenta que no existiera', comentó sobre él.

Fuente: La Nación >> lea el artículo original