México acumuló un total de 46.688 muertos por coronavirus y se convirtió en el tercer país con el mayor número de víctimas fatales por la pandemia, tras superar a Gran Bretaña.

Autoridades sanitarias mexicanas informaron el viernes a última hora que en las 24 horas previas se sumaron 688 muertos y 8.458 nuevos contagios, el mayor aumento de los casos registrado hasta la fecha en el país, que ya acumula 424.637 enfermos de Covid-19 desde el inicio de la pandemia.

Con estas cifras, México se convierte en el sexto país del mundo en cuanto a contagios confirmados, detrás de Estados Unidos, (4,5 millones), Brasil (2,6 millones), India (1,6 millones), Rusia (838.461) y Sudáfrica (493.183).

El mecanismo de rastreo en México ha causado polémica por ser uno de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que menos pruebas diagnósticas realiza a la población.

Empleados de un cementerio en las afueras de Ciudad de México cavan nuevas fosas para las víctimas del coronavirus. /REUTERS

Las mismas autoridades han admitido que existe un subregistro de contagios y muertes porque muchos casos no pueden ser confirmados con pruebas, y el viernes informaron que se estima que el número real de contagios es de 466.948 y el de fallecidos de 48.615.

Mirá también
Mirá también

La economía de México sufre un desplome histórico del 17,3% en el segundo trimestre

Sin embargo, varias investigaciones periodísticas basadas en certificados de defunción apuntan que el número real de muertos en lugares como la capital podría ser el doble o el triple al registrado.

El subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, responsable del combate a la pandemia, siempre ha dicho que es 'imposible' tener las cifras exactas de enfermos y muertos de una epidemia y ha defendido que la estrategia sanitaria debe diseñarse con base a otros datos, como la velocidad de transmisión del virus.

Desafiante, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dice que usará barbijo 'cuando no haya corrupción'. /EFE

En una declaración conjunta, diez gobernadores de la oposición pidieron ayer la renuncia de López-Gatell por dar 'información contradictoria, confusa e incoherente'.

También ha generado polémica en México el uso del tapabocas para frenar los contagios, dado que a pesar de que las autoridades sanitarias federales y estatales lo recomiendan, el presidente Andrés Manuel López Obrador se niega a usarlo en público.

'Me voy a poner un tapaboca. ¿Saben cuándo? Cuando ya no haya corrupción', dijo el viernes, desafiante, el mandatario en respuesta a las críticas vertidas por la oposición conservadora.

Mirá también
Mirá también

Con más de 40.000 muertos, México no logra poner freno al avance del coronavirus

México, que registró su primer caso el 28 de febrero, cerró la economía no esencial durante abril y mayo, y en junio inició una lenta reapertura por estados a pesar de que no se ha logrado aplanar la curva de contagios.

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

López Obrador se ha negado a imponer medidas obligatorias, limitándose primero a recomendar a los mexicanos que 'se queden en casa' y luego a defender la reapertura para intentar reactivar la economía. La única medida que ha adoptado es el cierre de fronteras.

La pandemia hundió el PBI mexicano en 18,9% en el segundo trimestre del año, una caída histórica a tasa anual que impacta a una economía que ya arrastraba más de un año de contracción.

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original