En una investigación realizada por la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) se asegura que el coronavirus del tipo SARS-CoV-2, que provoca covid, ha estado en murciélagos al menos entre 40 y 70 años, debido a que a estos animales les afecta un tipo de coronavirus que comparte más del 96 % del genoma con el que se ha convertido en pandemia en el mundo.

Se usaron tres técnicas para identificar en qué momento hubo la separación del linaje del SARS-CoV-2 y del coronavirus RaTG 13, y se determinó que habría ocurrido al menos en tres momentos: 1948, 1969 y 1982, según mencionó La Vanguardia.

Incluso, en el estudio, publicado en Nature Microbiology, se menciona la posibilidad de que haya más linajes o tipos de coronavirus que podrían afectar a las personas.

“Será difícil identificar un virus con el potencial de causar brotes importantes en humanos antes de que estos emerjan”, dicen los autores. Por eso recomiendan tener un sistema de vigilancia en tiempo real de las enfermedades que afectan a las personas para 'identificar y clasificar patógenos'.

En esta investigación también se descartó la teoría conspirativa de que el SARS-CoV-2 fue creado en un laboratorio en China. “Si el virus hubiera escapado de un entorno de laboratorio, los primeros individuos afectados habrían sido los empleados del centro y sus familias. No vimos esto en los 44 casos originales de finales de diciembre del 2019”. También se rechazó que el virus haya estado en aguas residuales de Barcelona, en marzo de ese año. (I)

Fuente: El Universo >> lea el artículo original