Ashleigh Barty, actual número 1 del tenis mundial femenino, ha anunciado que no acudirá al US Open, el próximo grand slam que se va a disputar en Nueva York entre el 31 de agosto y el 13 de septiembre.
La jugadora australiana no está tranquila con la posibilidad de jugar en medio de una pandemia y así lo ha trasladado a los aficionados.

En un comunicado que recoge el NZ Herald, la número 1 de la WTA explica que 'mi equipo y yo hemos decidido que este año no viajaremos al torneo de Cincinnati y al US Open.
Me encantan ambos eventos, así que ha sido una decisión difícil, pero todavía hay riesgos significativos debido al covid-19 y no me siento cómoda al poner a mi equipo y a mí en esa situación'.

Barty desea que los torneos de la gira americana sean un éxito y promete volver a Estados Unidos el próximo año, pero ha decidido no acudir a las dos primeras citas del calendario previstas tras el parón por el coronavirus.
El torneo de Cincinnati se ha reprogramado para la semana del 22 al 28 de agosto y será el primero en el que coincidirán los tenistas profesionales de la ATP y la WTA.

Roland Garros, en el aire

La actual número 1 del mundo es la vigente campeona de Roland Garros, dado que el torneo de 2020 se aplazó hasta el próximo 27 de septiembre.
Sin embargo, tampoco ha querido confirmar su presencia en gira europea sobre tierra batida y que coincidirá, en parte, con el US Open.
Sobre su presencia en Madrid o París, Barty ha señalado que 'tomaré mi decisión en las próximas semanas'.

Todavía hay riesgos significativos debido al covid-19 y no me siento cómoda al poner a mi equipo y a mí en esa situación

Para que los tenistas puedan acudir a más torneos, la ATP decidió mover la sede del Masters 1000 de Cincinnati y trasladarla a las mismas pistas de Flushing Meadows donde una semana más tarde tendrá lugar el US Open de tenis.
Pese a ello, se espera que muchos de los mejores tenistas del mundo no acudan a la cita.

Rafa Nadal, por ejemplo, aparece en la primera lista de jugadores inscritos para el torneo de Cincinnati, pero todo apunta a que no jugará.
El tenista español solo se ha entrenado sobre tierra batida en las últimas semanas y ya adelantó que sus planes pasan por jugar en Madrid, Roma y Roland Garros cuando la competición se reanudara.