La especialista en educación Igner Enkvist defiende que «para un alumno que tenga una familia o un entorno no tan culto, es importante estar con su profesor y sus compañeros» porque en el espacio educativo «hay algo en la relación entre las personas y el profesor es algo más que una función, tiene que estar».
Asi lo ha señalado Enkvist y lo ha recogido Servimedia durante su participación en los Diálogos de Bellesguard, la universidad de verano de laUniversitat Abat Oliba CEU.

La suspensión de las clases presenciales a causa de la emergencia sanitaria y la necesidad de continuar la docencia a través de canales online ha puesto aún más en evidencia que la relación directa entre docente y alumno es necesaria.
Para la especialista sueca, en estos meses, la aplicación extensiva de latecnología a la Educación ha «mostrado con claridad que el profesor tiene que estar presente».

La ponente también cree que la experiencia de estos meses servirá para mostrar la realidad de estudiantes y docentes.
En otoño, «veremos cómo los alumnos con hábitos, disciplina y capacidad de organización han sabido utilizar los recursos».
Por el contrario, aquellos que partían de un bajo nivel de conocimientos previos, probablemente, «habrán perdido el tiempo».

La cuestión de los conocimientos previos es clave para Enkvist.
Frente a la «suspicacia ante el conocimiento» que distingue a las autoridades públicas, ha defendido la idea de que «para aprender antes hay que haber aprendido algo.
Se construye a partir de lo ya aprendido».
Es lo que ha denominado «paradoja pedagógica».
De ahí que se haya mostrado partidaria de priorizar los contenidos y la evaluación, frente a la tendencia extendida en occidente de dar más valor a los aspectos psico-sociales.
Esto es lo que explica que se haya «bajado el nivel».

La experiencia con la tecnología también refleja el crucial papel que juega el punto de partida donde se encuentre el estudiante.
« Las ofertas de formación online sirven para los que buscan completar lo que ya saben».
En esta línea, ha vaticinado que en el futuro habrá dos categorías de títulos: los presenciales y los online, siendo los primeros los que gozarán de más prestigio.

Tecnología como instrumento

Enkvist ha compartido coloquio con el vicerrector de Internacionalización y Transformación Digital de laUniversidad CEU Cardenal Herrera, Iñaki Bilbao, que, además, ha jugado un papel fundamental en la adaptación a la docencia online de las universidades CEU durante elconfinamiento. Respecto a esto último, ha señalado que la reacción fue «muy buena y rápida», pero que se trataba de una «solución de emergencia» que no es aplicable en el largo plazo.

Bilbao se ha mostrado convencido de que la tecnología debe ser un instrumento «al servicio del proyecto docente».
De forma correspondiente, «un mal uso de la tecnología puede llegar a arruinarlo».

Desde la perspectiva de universidades presenciales, como son las del CEU, la prioridad debe ser aportar «una propuesta de valor de la experiencia del estudiante en el campus».
La tecnología juega aquí un papel de complemento, de potenciador.
«Refuerza a una universidad presencial, pero no la convierte en online», sostiene.

Apúntate a la

Fuente: ABC.es >> lea el artículo original