De acuerdo a los datos relevados por la consultora, los derrumbes más importantes, por su incidencia, de verificaron en los rubros Maquinaria y Equipo y en Metálicos básicos, con declives del 65% y del 61,8%, respectivamente.

En el primer caso, el resultado fue producto de la nula producción de automotores y de electrodomésticos.
Respecto a la industria de metálicos, la contracción fue explicada, principalmente, por bajas en la producción de acero crudo, laminados terminados en caliente y laminados en frío.

En el mismo sentido, también se vio sumamente perjudicado el sector de Minerales no metálicos, que cayó un 54,2% arrastrado por la crisis en el sector de la construcción y la menor demanda de cemento.

Si bien todos los rubros mostraron pérdidas según el IPC de Orlando Ferreres, la industria farmaceútica y la alimenticia cayeron apenas 2,5% y 3,8%, siendo los sectores que menos sufrieron las consecuencias de la pandemia.

Respecto a las perspectivas a futuro, el informe destacó que durante el corriente mes de mayo, las restricciones en varias ramas fueron flexibilizadas, y sectores que detuvieron su producción durante abril -como el automotriz, el de electrodomésticos, el de caucho y neumáticos o el tabacalero-, están reactivando sus plantas.

'Así, esperamos que abril será el punto crítico de la crisis, y que en los próximos meses veremos una recuperación.
La forma y velocidad de ésta recuperación dependerá principalmente de cómo se lleven a cabo el levantamiento de las restricciones'
, concluyeron.

Fuente: Ambito >> lea el artículo original