18 de febrero de 2020  • 08:29

TOKIO.- Otros88 casos positivos del nuevo coronavirus fueron registrados hoy en el crucero Diamond Princess, en cuarentena frente a las costas de Japón.

Este nuevo número eleva a 542 las personas afectadas por la epidemia en ese crucero inmovilizado cerca de Yokohama, suburbio de Tokio, sobre las 3700, pasajeros y tripulantes incluidos, que había en el momento en que se detectó el primer caso, anunció el ministerio japonés de Salud.

Ayer otras 99 personas habían dado positivo en las pruebas por el coronavirus.
Estos contagios elevaban a 454 los casos detectados en el barco, mientras ascendían a 1770 las muertes en China.

Traslados

Los nuevos afectados serán trasladados a hospitales especializados en Japón, aseguró el ministerio en un comunicado, sin dar detalles sobre la nacionalidad de los enfermos.

Sesenta y cinco de las personas que dieron positivo no mostraban síntomas del coronavirus, que ya ha causado la muerte de 1900 personas.
Hay, al menos, 72.300 contagiados, la mayoría en China.

Repatriados

Gran Bretaña anunció hoy la repatriación de sus ciudadanos en este crucero de lujo, mientras aumentan las dudas sobre la eficacia de las medidas de cuarentena al aumentar los casos positivos.

Canadá, Australia, Hong Kong y Corea del Sur anunciaron también la evacuación de sus ciudadanos en el barco, después de que Estados Unidos repatrió a más de 300 estadounidenses ayer, entre ellos más de una docena que están contagiados.

'Hemos sometido a pruebas a cada una de las personas (en el crucero)', señaló a la prensa el ministro de Salud japonés, Katsunobu Kato, y agregó: 'Para aquellos cuyo resultado está claro, estamos preparando el desembarco' para ser trasladados a hospitales especializados.

David y Sally, positivos

David Abel y su esposa, Sally, eran hasta hoy dos de los turistas británicos que relataban su experiencia en cuarentena a bordo del Diamond Princess a través de videos que, desde el 3 de febrero, subían día tras día a su cuenta de Facebook.
Hoy Abel publicó en Facebook que tanto él como Sally habían dado positivo.

Abel escribió el mensaje que ninguno de sus 'amigos' en Facebook esperaba leer, a un día de que termine la cuarentena: 'Estaremos un tiempo tranquilos.
Hemos dado positivos y estaremos saliendo hacia el hospital en breve.
Bendiciones para todos'
, se leía.
Una hora después, contradiciendo al ministro Kato, el británico escribía, con enojo notable: 'Francamente, ¡creo que esto se trata de un montaje! NO estamos siendo llevado a un hospital, sino a un hostel. Allí es a donde son enviados los socios para aguardar en cuarentena.
Sin teléfono, sin Wi-Fi y sin instalaciones médicas.
¡Esto me huele realmente mal! Esperando ahora al transfer'.

'Esta no es una situación agradable', contaba David al inicio de la cuarentena desde su cabina, y agregaba: 'Lo complejo para mí es que soy diábetico insulinodependiente'.

Agencia AFP

Fuente: La Nación >> lea el artículo original