El Gobierno endureció el discurso contra elFondo Monetario Internacional'>Fondo Monetario Internacional, al acusar al organismo de violar su propio estatuto por habilitar la fuga de capitales con sus propios recursos.
Los cruces fueron protagonizados por el presidente Alberto Fernández y su vice Cristina Kirchner con el vocero delFMI'>FMI, Gerry Rice, y llamativamente coincidieron con la visita de los técnicos de la entidad en el país.

Mientras la misión se encuentra en Buenos Aires para auditar las cuentas públicas junto a los funcionarios nacionales y que se extenderá durante una semana, Fernández salió a respaldar la postura de Cristina de que elFMI'>FMI debería aceptar una quita en la deuda por haber incumplido sus propias normas.
Fue al día siguiente de la presentación en el Congreso que hizo el ministro de Economía Martín Guzmán, en la que planteó el sendero fiscal para los próximos años y en la misma semana en la que se reperfiló un bono dual que perjudicó a fondos de inversión extranjeros, en una muestra de mayor fortaleza ante los acreedores en el marco de la reestructuración de la deuda.

'La observación de Cristina es muy pertinente.
Lo que Cristina dice es que si incumplieron con eso, que hagan una quita.
Es absolutamente pertinente', aseguró el jefe de Estado.
'Cuando me vinieron a visitar los del Fondo y después con el comunicado, yo les marqué cómo habían incumplido normas que prohíben prestar plata para cubrir corridas cambiarias', añadió en una entrevista con radio Rivadavia.

 

De todas formas, aclaró que en la negociación, el Gobierno buscará 'más plazo y contención' por parte del organismo.

Mientras tanto, los delegados del Fondo volvieron a mantener reuniones en el Palacio de Hacienda y con el ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo, con quien evaluaron el funcionamiento de la Tarjeta alimentaria.

Lo cierto es que el pedido de Cristina de una quita ocurrió el fin de semana pasado, cuando la vicepresidenta planteó que 'no, no se puede hacer una quita al capital delFMI'>FMI porque su estatuto prohíbe hacer quitas.
¿Pero cómo que el estatuto delFMI'>FMI prohíbe hacer quitas? También prohíbe que se den préstamos para permitir fugar el dinero.
¿Y por qué vamos a hacer valer una prohibición y la otra no?'.

Rice salió a responderle el jueves por la mañana.
'Puedo asegurar absolutamente a cualquiera que no hubo ninguna violación de las reglas deFMI'>FMI', dijo al ser consultado en la conferencia de prensa quincenal.

Al mismo tiempo, aseguró que 'la capacidad para reestructurar, posponer repagos o desembolsos están limitados por nuestro departamento y marcos legales'.

Más tarde, Cristina replicó desde su cuenta de Twitter publicando el artículo 6 del convenio constitutivo delFMI'>FMI, el cual señala que 'ningún país miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital y el Fondo podrá pedir al país miembro que adopte medidas de control para evitar que los recursos generales del Fondo se destinen a tal fin'.

'Si después de haber sido requerido a ese efecto al país miembro no aplicara las medidas de control pertinentes, el Fondo podrá declararlo inhabilitado para utilizar sus recursos generales', continúa el texto.

Esta habilitación no estaba originalmente en el préstamo solicitado por Macri en 2018, pero se introdujo durante a fines de abril del año pasado ante la volatilidad que venía mostrando el tipo de cambio y las dificultades que implicaba para la campaña electoral en marcha.

En concreto, originalmente el segundo acuerdo stand by planteaba una banda cambiaria de diez pesos que se iba actualizando por inflación, dentro de la cual elBanco Central no podía intervenir.
Sin embargo, este requisito se fue modificando paulatinamente, primero congelando el techo y luego dando vía libre alBCRA para que venda hasta US$250 millones diarios, algo que, claramente, contradice el propio mandato del Fondo, ya que entraría dentro de las consideraciones de una salida de capital.

En ese sentido, la purga de los principales responsables de aprobar esta medida junto con el crédito récord de US$56.000 millones da a entender que esa decisión generó ruido dentro del propio organismo: primero con la salida de Christine Lagarde, luego la de Roberto Cardarelli y por último la del vice David Lipton.

Fuente: BAE Negocios >> lea el artículo original