10 de febrero de 2020  • 14:41

La Anses dispuso pagar la ayuda escolar anual sin necesidad de que se presente el certificado de asistencia a clases.
Según la normativa vigente hasta ayer, para acceder el mes próximo a esa asignación, de $2300 por cada chico de entre 4 y 17 años, había que tener presentado el certificado de escolaridad antes del 31 de diciembre del año pasado.

Sin embargo, la resolución 28 del organismo de la seguridad social, publicada hoy en el Boletín Oficial, deroga una disposición que estaba contenida en otra normativa y que disponía que, cuando la acreditación de la escolaridad no se hiciera en los plazos previstos, 'la Asignación por Ayuda Escolar del ciclo lectivo siguiente no se pagará en forma masiva, sino cuando se acredite la escolaridad'.

La ayuda escolar es una asignación que se cobra una vez por año.
Alcanza a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y también a los de asignaciones familiares del sistema formal de la economía, que se cobran por los chicos que viven en hogares donde los ingresos por salarios son de hasta $129.190 (este tope no rige si se trata de chicos con discapacidad), o que son hijos de monotributistas anotados en categorías inferiores a la I.

El monto es fijo, más allá del nivel de ingresos, y de $2300.
Aunque sí se otorgan montos superiores en algunas zonas del país; el máximo llega a $4590.

La resolución conocida hoy y que lleva la firma del titular de la Anses, Alejandro Vanoli, se justifica, según los propios considerandos, en 'el contexto económico y social de emergencia' y 'el inminente inicio del ciclo lectivo'.
Según la letra de la resolución, 'la falta de presentación de los certificados escolares al 31 de diciembre de 2019 no se encuentra necesariamente ligada a trayectorias escolares discontinuas'.
Y agrega que es necesario seguir 'profundizando el trabajo articulado con los distintos organismos y ministerios para realizar acciones conjuntas que tiendan a resolver las barreras para que los niños, niñas y adolescentes puedan acceder y sostener el derecho a la Seguridad Social'.

Fuente: La Nación >> lea el artículo original